Los mapas trastornan los rumbos. Incluso los desconocidos que llegan a ser conocidos. Y los conocidos que se vuelven desconocidos. El conocer, en definitiva, trastorna: rumbos, rondas, ritmos, retos. Así que a partir de ahora seré un ser vacío y con eco, para que me llenen de mentiras, verdades, de los maniqueísmos más extremos y estremecedores, incertidumbres, estupideces varias, con coñac, cointreau, chartre o champagne. Que la mezcolanza destruya y reconstruya el trayecto. Y que vuelva al no saber y entonces, me mantenga en la eterna posición de querer saberlo todo, sin -por el amor de dios- conseguirlo. La búsqueda hace el camino.

5 comentarios:

Belén Lobos dijo...

niña, mira en mi blog el nuevo post (recuerdo de una noche de cuasiverano)

http://chicaniporesas.blogspot.com/

Enhorabuena por tu blog. suene lo tópico que suene, yo no lo suelo decir, Eres grande ana!!!!

Ana Kirkpatrick dijo...

Jajajajaja muerooooo! Qué útil, necesarios y vitales se vuelven un boli y una libreta en ciertas ocasiones!
Nooooo, de verdad me siento realmente halagada! Un piacere conocerte y suene lo tópico que suene, espero que nos volvamos a ver y hacer mucha mucha poesía dadá, lalalá ! :)))

El Señor Feo dijo...

"Verborrea"

Ana Kirkpatrick dijo...

berrea

María Mercromina dijo...

Siempre... los pasos son los que hacen el camino.
Encantada de que me encuentres :)

Publicar un comentario en la entrada