Rompo en locura, me vuelvo imprudente, mis pensamientos se desvían por senderos sinuosos y la divagación se convierte en mi mejor pretexto. Bajo a la calle con paso firme y acelerado, con presunta impaciencia, para no levantar sospechas. En el bolso dinero negro y chocolate blanco, en el corazón una taquicardia. Me acompañan mi piel y mi alma, recalcando los determinantes posesivos que me hacen ser más mía y definitivamente, serlo.

4 comentarios:

J A D E O S dijo...

jaajajaj una cristiana vieja
ay, esque me gustan mucho tus blogs, y me alegra que te guste mi gatico!

Little Chloé dijo...

Ya vengo necesitando yo romper en locura y volverme imprudente..
Tanta responsabilidad pesa mucho, lazy sunday.

PSYCOMORO dijo...

Eso suena a algo muy parecido a la libertad; aprésala y no la dejes marchar. No suele dar segundas oportunidades.

David Pardo dijo...

"En el bolso dinero negro y chocolate blanco, en el corazón una taquicardia." genial ;)

Abrazos

Publicar un comentario